Viajar y trabajar remoto ¿tan solo un sueño?

Levante la mano quién, hasta antes de la pandemia, creyó que la única posibilidad de viajar y trabajar freelancer era para aquellos/aquellas que se dedicaban a la programación. Levante la otra mano si leíste miles de veces el programa de estudio para la carrera de programación sólo por el dinero y la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar del mundo.

Te tengo un notición: ¡ya no es necesario! Y aclaremos, esto no es personal contra los/las programadores pero eso de hacer lo que te gusta y dónde te gusta no es una utopía.


A medida que vamos interiorizándonos en el mundo de la comunicación entendemos que la curiosidad es el motor para seguir creciendo. En primer lugar, porque el avance de las tecnología y las redes sociales nos convoca a estar en constante capacitación, por eso, es importantísimo que actualices tus conocimientos (no vamos a parar de insistir con esto).


En segundo lugar, porque para ser comunicadores/as tenemos que tener una cuota de flexibilidad y estar abiertos/as a las nuevas experiencias, y para eso, no hay título que valga, sino que, “se hace camino al andar” como diría la canción.


Es que, no hay tal crecimiento profesional sin crecimiento personal. Básicamente, un/una comunicador/a es una persona atrevida: interpela con su trabajo y se arriesga continuamente, sale de lo convencional, o por lo menos, lo intenta.


No es necesario recorrer kilómetros para ser creativo/a, sin embargo, el movimiento muchas veces es la mejor inspiración.


Entonces, ¿Cómo hacer para ser freelancer y nómade?


Definí tu rol, así de sencillo y complejo a la vez. ¿Te gusta escribir? ¿Sos más del diseño? ¿Hacés páginas web? Esto es importante porque te va a dar un márgen de qué tipo de trabajos buscar, cómo armar tu cv en caso de que quieras aplicar a alguna empresa extranjera y en qué páginas postularte.


En segundo lugar, buscá en qué ciudades te gustaría vivir: “¿cuánto debería ganar para sostener ese estilo de vida?” “¿cómo sacarle provecho a mi trabajo remoto para disfrutar de la ciudad?” “¿es necesario que refuerce mi nivel de inglés?” estas son algunas de las preguntas que podés hacerte. Lo único que te pedimos es que ¡por favor te asegures de tener un buen internet donde sea que estés! Recordá que será tu herramienta de trabajo.


Una vez que ya tengas todo lo demás definido, empezá a buscar alquileres: podés compartir casa, buscar por Airbnb, hacer voluntariados en hostel a cambio de casa y comida y ¡hasta aplicar a una Work and Holiday para estar más tiempo en un país!


Y por último, tirate a la pileta. Mi frase cabecera cada vez que viajo es “siempre estoy a un pasaje de volver”. Nada de ponerse exigencias ni plazos a uno/a mismo/a, si no va, no va (Sí, vale para la vida también jaja) .


Irse no es fácil, llevo tres años de esta vida nómade y siempre lloro en las despedidas, disculpen sepan entender que tengo Sol en Cáncer (excusas, claro).. Pero tenés que poner en la balanza qué es lo que te hace feliz.


Dejá de mirar con tanto cariño el fondo de pantalla de tu lugar favorito y convertilo en el fondo de tu ventana.


No cualquiera se adapta al mundo de la comunicación: nadie más que vos sabe lo que es surfear la inestabilidad. Así que, ya tenés un paso ganado.


¡Esperamos con ansias conocer tu próxima aventura!


Ailen Lombardero Duhart.

422 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo